es

Récord Guinnes

Conducción con los ojos vendados

Via Laietana –actual Pau Claris–. Barcelona, 19 de octubre de 1969.

En el año 1967 Xevi se propuso superar el record de conducción de automóviles con los ojos tapados que ostentaba el mentalista cubano Gulgar Cohen-Henriques. Su primera aventura o experiencia pública conduciendo de manera tan sorprendente fue en la Urbanización Empuriabrava el 20 de septiembre del año 1968, ante la caravana de coches antiguos por las calles junto a los canales de agua.

Tapado con algodón y esparadrapo en cada ojo y una venda resultó un espectacular éxito pero Xevi el 25 de abril del año 1969 jugó fuerte y afrontó la bajada desde el Monasterio de Montserrat hasta el Salón del Automóvil de Barcelona superándose a sí mismo y también a todos los que, antes que él, habían llevado a cabo alguna demostración semejante ya que, después de taparle los ojos ante cientos de curiosos, metía la cabeza en un saco o bolsa que le ataban bajo el cuello. Los medios de comunicación le bautizaron como hombre radar, el encapuchado, el telépata catalán o el conductor de las tinieblas. Fue un gran acontecimiento consiguiendo un Record Guinness.

El recorrido del Monestir de Montserrat hasta el Saló Internacional de l´Automòbil de Barcelona, conduciendo un coche con los ojos tapados revolucionó todos los medios de comunicación, desde las portadas de algunos diarios, informativos de radio y televisión, un hecho insólito que incluso fue noticia en la famosa revista París Match. Xevi consiguió un record mundial y el Record Guinness y, pocos días después, desafió a los incrédulos conduciendo un coche desde la Plaza del Ayuntamiento de Barcelona hasta Can Amat Paradís (Martorell).

Estas insólitas demostraciones fueron repetidas por Xevi en Murcia, Portugal, Santiago de Cuba, nuevamente en Barcelona en pleno tráfico des del Portal de l´Àngel hasta el Poble Espanyol de Montjuïch, La Habana (Cuba) y otros lugares. Estos acontecimientos forman parte de la historia y, de vez en cuando, alguna cadena de televisión todavía lo recuerda. Curiosamente, Xevi sigue manteniendo su Record Guinness vigente, sin haber estado superado.